Un pedazo de pan


Dulces P1010577

Publicado el 12 febrero 2012 | por Un pedazo de pan

4

Un bocado muy dulce…


… en buena compañía

Teníamos invitados a cenar … Y como colofón de una cena que se anunciaba muy agradable quería ofrecer un postre especial. Decidí preparar un dulce, en servicios individuales. Hacía tiempo que tenía ganas de comprar aros de emplatar y probar sus usos. Al final me decidí por media docena de aros de 8 cms de diámetro y 4 cms. de altura. Y con ellos preparé unas tartas individuales de bizcocho de limón, crema de membrillo y mousse de queso, que quedaron así de bonitas.Su preparación es sencilla y rápida. Lo más entretenido es preparar la plancha de bizcocho (unos 15 minutos con la batidora) y hornearla (10 minutos). Y siempre se pude sustituir por unas galletas emborrachas de licor o de café.

Hice las tartas con productos que tenía en casa. Pero todos ellos pueden ser sustituidos: la idea es una capa de bizcocho o galleta, una capa dulce (membrillo, mermelada, crema pastelera espesa…. y otra capa de mousse o gelatina.
En este caso, el dulce de membrillo es casero, hecho por mi madre: cada otoño prepara varios kilos y siempre nos trae varias tarrinas. A estas alturas ya queda poco, pero aún así pensé que era perfecto para esta tarta. El secreto estuvo en transformarlo en un crema, añadiendo unas cucharadas de almíbar de naranja (resultado de confitar cortezas de naranja, tarea a la que me dediqué en las vacaciones navideñas).
Con este mismo almíbar había emborrachado los bizcochos, para que se mantuvieran tiernos y jugosos.
Por último, la mousse de queso se prepara con una tarrina de queso de untar, un poco de azúcar glas y clara de huevo a punto de nieve para darle ese carácter etéreo: si se quiere se puede añadir un poco de gelatina neutra disuelta en algo de agua para darle estabilidad a la mousse. Se podría sustituir por cualquier otra mousse, buscando la combinación de sabores más equilibrada: mermelada de fresa y mousse de chocolate; mermelada de melocotón y mousse de cava….
Copyright EWPG

 

Ingredientes del bizcocho
3 huevos
200 gr. azúcar
100 ml. aceite de girasol
1 yogur
el zumo de 1 limón
200 gr. harina
1 cucharadita de levadura en polvo
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
ralladura de la corteza de 1 limón
Método de elaboración
Calentar el horno a 180º.
Se blanquean los huevos con el azúcar hasta tener una masa muy fina y que haya aumentado varias veces de volumen. Para ello, batir a máxima potencia con batidor eléctrico durante 3-5 minutos.
Añadir el aceite en un chorro fino batiendo a baja velocidad al mismo tiempo. Debe seguir quedando espeso (como una mayonesa clara). Incorporar el yogur y el zumo de limón, batiendo l omínimo imprescindibles para mezclarlo bien.
Tamizar la harina, la levadura y el bicarbonato en dos o tres veces sobre la mezcla de huevos. Mezclar suavemente, poco tiempo y a poca velocidad. Con una espátula asegurarse de que la mezcla es homogénea y no queda más líquida la parte inferior que la superior.
Añadir la corteza rallada y mezclarla con la espátula.
Extender la masa sobre dos bandejas de 22×28 cms recubiertas de papel de hornear. Cocer durante 10 minutos: el bizcocho debe estar bien cocido (si se pincha la aguja sale limpia, si se toca, rebota un poco la masa) pero debe quedar de color muy claro. Queremos un fondo de tarta limpio y sin tostar.
Con esta cantidad de masa pueden hacerse dos planchas de bizcocho de  21×27 cms, de las que salen 12 pasteles. El bizcocho cocido tendrá un par de centímetros de espesor. Yo preparé una plancha de bizcochos y 8 magdalenas, porque sólo quería hacer 6 pastelitos.
Ingredientes para la crema de membrillo
250 gr. dulce de membrillo
50 ml. almíbar de naranja o un almíbar con algo de licor (ron, cointreau….)
Método de elaboración
En un cuenco batir juntas la crema de membrillo y el almíbar. Pueder ser necesario algo más de almíbar (o algo menos) según la densidad del dulce de membrillo. Debe quedar cremoso, pero no excesivamente tierno, o al desmoldar el pastel se vendrá abajo.
El dulce de membrillo                 La crema de membrillo

 

Ingredientes para la mousse de queso
200 gr. queso crema
50 gr. azúcar glas
2 claras de huevo
1/2 sobre de gelatina neutra en polvo (5-6 gr.)
40 ml. agua
Método de elaboración
Batir el queso para que quede suelto y cremoso.
En un cuenco pequeño mezclar la gelatina neutra con el agua y dejar que se rehidrate. alentar suavemente en el microondas. Quedará una gelatina líquida. Esperar a que esté templada. Aladírsela al queso y batirla bien con el mismo.
En un cuenco limpio, montar las claras a punto de nieve duro. A la mitad del proceso añadir el azúcar glas: el resultado será un merengue blanco y brillante.
Mezclar un tercio del merengue con la crema de queso, para que quede más suave. Añadir los otros dos tercios en dos veces, mezclando suavemente con una espátula intentando conservar todo el volumen posible del merengue.
Montaje de los pasteles
Una vez frío el bizcocho, cortar con los aros las bases.
Copyright EWPG
Colocarlas en una bandeja cubierta de papel de hornear. Mojar con almíbar de naranja los dos bizcochos. Colocar un collar de papel de hornear, pues los pasteles quedarán un poco más alto que los 4 cms. que tiene cada aro.
Copyright EWPG

Cubrir con la crema de membrillo, procurando que quede una capa de grosor parejo en cada pastel.

Copyright EWPG
Añadir la mousse de queso (la foto es muy oscura).
Copyright EWPG
Dejar enfriar y cuajar en la nevera. Lo mejor es prepararlos la víspera. De esa manera nos aseguramos de que el pastel queda perfectamente estable.
Cuando se va a servir se desmolda y adorna. En este caso utilizamos una plantilla de decorar tartas.
Copyright EWPG

Con un poco de azúcar glas (o canela o chocolate en polvo, según el color y efecto que queramos producir), decoramos el plato donde vamos a servir el pastel.

Copyright EWPG
Y sobre él colocamos el pastel, que adornamos con una hoja de hierbabuena (limpia y seca) y media fresa cortada.
Y ahora, a disfrutar…
Copyright EWPG


Nota: algunos consideraron que el pastel era demasiado grande tras una cena copiosa. Los póximos aros los compraré de 5-6 cms.

email

Powered By WordPress Tabs Slides

Etiquetas: ,

Pantástico o espantoso...
pero no te quedes con las ganas de decirlo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


8 − tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

4 Comentarios a la entrada: "Un bocado muy dulce…"

  1. Dharma says:

    Una postre genial, la idea estupenda y la presentación maravillosa. Espero que los invitados quedaran impactados. Un beso

  2. Cecília says:

    Que buenísima idea.
    Tengo que probarlo. Casi siempre tengo membrillo de naranja casero, me has dado una buena idea.
    Lástima que tuve el otro día unos aros de estos y no los acabé comprando. Ahora tendré que ir a por ellos :)
    un abrazo
    Cecília

  3. Tienen una pinta estupenda!!! Seguro que yo hubiera reservado el espacio justo en mi estómago… con lo golosa que soy. Enhorabuena!

  4. Salomé says:

    Yo creo que mas vale que sobre…. con esa pinta nunca es demasiado! Besos


Amasado por :

Mira a tu alrededor. Seguro que ves a a esa persona que es "un pedazo de pan"... Yo estoy rodeada, soy afortunada. Y quiero compartir con todos ellos y vosotros este pedazo mío de pan, su aroma, su sabor, su textura. El buen pan está hecho de tiempo, porque el mejor regalo que podemos ofrecer es tiempo para compartir.

Volver Arriba ↑